ACERCA DEL TDAH - Juan Jose Arevalo Jimenez
15683
post-template-default,single,single-post,postid-15683,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

ACERCA DEL TDAH

El TDAH es un trastorno del sistema ejecutivo del cerebro que impide a la persona controlar su propio comportamiento, anticiparse al futuro y dirigir su conducta hacia la consecución de una tarea. Tiene un impacto muy fuerte y negativo  en las emociones, habilidades sociales, conducta y motivación.

Aproximadamente un 5% de los alumnos lo padecen,  con un grave riesgo de fracaso escolar, especialmente a partir de 4º curso de Primaria. Es un trastorno, que suele aparejare con otros y evoluciona en función del tratamiento y de la interrelación con el medio social. Sobre esto último quiero hacer alguna reflexión como profesional de la educación y padre.

En primer lugar, creo firmemente que el medio social (escuela y familia) pueden corregir  ese trastorno genético. Es muy complicado, para las familias, el profesorado y sobre todo el propio alumno convivir con esta realidad, pero perseverando en el tiempo, con una acción conjunta y planificada se puede revertir, en base a dos principios básicos: fortalecer la autoestima del alumno y trabajar las autoinstrucciones como mecanismo compensador de ese déficit de funciones ejecutivas.

La educación como mecanismo que facilita el desarrollo integral del individuo es la mejor medicina para superar este tipo de trastorno, que se traduce en conductas molestas, desorden, comportamientos impulsivos, incluso agresivos, etc , en clase…pero sobre todo y lo más preocupante: un baja autoestima que puede traducirse en situaciones de aislamiento social, ansiedad y depresión.

El diagnóstico del TDAH  debe hacerse desde el campo de la medicina o de la psicología clínica. Identificado el trastorno  el problema no es nuestro alumno, sino el TDAH que presenta y deben ponerse en práctica estrategias educativas porque la Ley, les reconoce el derecho a una atención educativa diferente.

Debe recordarse que el sistema educativo tiene como principio la equidad (distinto a la igualdad), lo que supone dar un tratamiento educativo distinto a quien tiene derecho a ello (los alumnos con necesidades de apoyo educativo).

¿Qué derechos tiene este tipo de alumnado? ¿Qué estrategias debemos utilizar?

1.- Identificadas las necesidades se debe realizar una adaptación (al menos de acceso) que supondrá (al menos) procedimientos e instrumentos de evaluación distintos, facilitando aquellos que minimicen el impacto de los errores de ejecución  y concediendo un mayor tiempo para su finalización.

2.- Informar a la familia de los criterios de evaluación y estándares de aprendizaje que debe aprender el alumno para, al menos, alcanzar la suficiencia. Permitiendo, de esta manera centrar el trabajo de estudio y apoyo de los padres.

3.- Facilitar a los padres el acceso y copia de los instrumentos de evaluación (exámenes, trabajos, etc) realizados por el alumno, con el fin de poder ayudarle en la compresión del acierto y del error. En definitiva ayudarle a modificar el pensamiento, centrando su atención.

4.- Mantener una comunicación fluida con la familia (usando la agenda escolar), que debe implicarse en este proceso, ayudando al alumno para que lleve un control de las tareas  y exámenes pendientes, compensando la pérdida de información por la falta de atención.

5.- Dedicar tiempo a incrementar la autoestima del alumno, modificando nuestro lenguaje, identificando sus esfuerzos, evitando la acusación y la comparación. Nos enfrentamos al TDAH, no a un niño o adolescente. Si utilizamos medidas correctoras sólo tendrán sentido si son educativas y benefician al alumno.

6.- Siendo una tarea muy complicada y de mucho desgaste para el profesorado y la familia, cualquier acción o estrategia debe estar planificada y coordinada, bajo el principio de interés del menor y el trabajo en colaboración y equipo por parte del profesorado y los padres del alumno.

Y por último, para la mayoría de los alumnos y de las alumnas,  el mejor profesor y la mejor profesora es aquel/la que perciben se preocupa por ellos y les ayuda a superar sus dificultades. A partir de ahí, todo es más fácil.

Sin comentarios.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar