Alguna respuesta a la diversidad socioeconómica en las aulas. - Juan Jose Arevalo Jimenez
16459
post-template-default,single,single-post,postid-16459,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Alguna respuesta a la diversidad socioeconómica en las aulas.

Para las clases desfavorecidas  la escuela es su gran oportunidad. Es quizás la única oportunidad  de no caer, en un futuro, en el riesgo de exclusión social. Es la escuela la que tiene que ser capaz de remover los obstáculos de origen de este alumnado y conseguir que los niños y las niñas alcancen su máximo desarrollo personal para de esa manera ejercer, en el futuro, una ciudadanía activa y participar en condiciones de igualdad, en la vida social, económica y cultural del país. Por ello el sistema tiene que tener respuesta a la diversidad socioeconómica en las aulas.

Un sistema educativo de calidad, debe favorecer la equidad y la movilidad social.  La equidad supone que el el rendimiento académico del alumnado, sus resultados sociales y emocionales, y el nivel de escolaridad que alcancen, no dependen de sus antecedentes socioeconómicos. El resultado de un sistema equitativo es que los estudiantes nacidos en familias socioeconómicamente desfavorecidas terminan, como adultos, en posiciones de mayor estatus que las de sus padres.

El diario “El País” publicó, el 5/10/2019, un artículo bajo el título ¿Escuela de ricos, escuela de pobres? Cómo la concertada y la pública segregan por clase social.

https://elpais.com/sociedad/2019/09/30/actualidad/1569832939_154094.html

Este estudio proyecta con datos un análisis de todos los centros de España y la renta de sus vecindarios, para explicar cómo la desigualdad afecta al sistema educativo. En esta reflexión se destaca a qué tipo de centros acuden generalmente los alumnos con peores condiciones económicas y sociales.

La diferenciación de alumnado por centros viene condicionada por distintas variables: la ubicación del colegio, la política educativa al programar la oferta entre centros públicos y privados concertados y el reparto de alumnos con necesidades de apoyo educativo y, como señala Gortazar, “la propia demanda de las familias de socializar en la escuela con sus iguales”

¿Y cuales son las consecuencias de esta distribución del alumnado?

El informe de la OCDE “Equidad en la educación: al romper las barreras a la movilidad social”, así como la práctica totalidad de los estudios sobre esta cuestión, encuentra un fuerte vínculo entre el perfil socioeconómico de una escuela y el rendimiento de un estudiante.  Los estudios encuentran  una relación evidente entre variables de clase —como la renta de los padres o su nivel educativo— y el rendimiento de los niños en PISA. Es algo que vemos en todos los colegios, sean públicos, privados o concertados.

En promedio en los países de la OCDE, el 48% de los estudiantes desfavorecidos asistieron a escuelas desfavorecidas en 2015 y no ha habido cambios significativos en los niveles de segregación en la mayoría de los países durante la última década. No obstante si se observan una mejora sustancial de resultados de estudiantes desfavorecidos, cuando asisten a escuelas con un nivel socio-educativo alto. Puedo concluir que el agrupamiento heterogéneo, beneficiaría a los estudiantes desfavorecidos.

Ante esta realidad ¿Qué soluciones se pueden aportar?

En mi opinión cualquier propuesta para que sea aceptada socialmente, por las familias y por tanto sea viable y eficaz, pasa por soluciones que supongan una ventaja para todo el alumnado, independientemente de su origen social.

Una primera acción en favor de los estudiantes desfavorecidos (atendiendo a los estudios de la OCDE) es ayudarles a desarrollar actitudes y comportamientos positivos hacia ellos mismos y su educación. Favorecer su competencia social,  para hacer de ellos personas «resistentes social y emocionalmente», lo que significa que se sienten socialmente integrados en la escuela para favorecer su desarrollo académico. La escolarización temprana en Educación Infantil, es determinante para buscar un vínculo con la escuela y prevenir el abandono escolar (es uno de los objetivos de la Estrategia Europa 2020, referido a la promoción de la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa).

Una segunda acción es dar una verdadera autonomía a los centros públicos. Sigue llamando la atención que sea España uno de los países que menor capacidad de decisión concede a los centros (estudio de la OCDE). De forma que pueden adoptar experimentaciones, planes de trabajo, formas de organización, normas de convivencia y ampliación del horario lectivo de áreas o materias, en los términos que establezcan las Administraciones educativas. Todo ello, con recursos económicos, materiales y humanos adecuados  a los planes de trabajo y organización que elaboren, para atender a la diversidad de alumnado.

La tercera es la más importante. La actividad de los centros recae, en última instancia en el profesorado que en ellos trabaja. Es el principal factor de calidad del sistema educativo y el valor añadido de un buen profesor, en los resultados del alumnado diverso, es determinante.

En los centros que escolarizan a población desfavorecida, el profesorado necesita más apoyo para poder identificar las necesidades de los estudiantes y gestionar la diversidad en las aulas, construir vínculos fuertes con los padres y alentarlos a participar más en la educación de sus hijos.  Ratios más ajustadas para fomentar el bienestar de los estudiantes y poner en práctica metodologías comprensivas que generen  un ambiente de aprendizaje positivo y cooperativo, que beneficie a todos y a todas.

El reconocimiento profesional y social de estos docentes, que habrían de abordarse en el marco normativo de un Estatuto Docente, mejorar sus condiciones laborales, promover una formación permanente de alta calidad, la investigación y la mejora continua de los procesos educativos, con el apoyo, orientación y asesoramiento de la inspección educativa, son claves para incentivar al profesorado a asumir el reto de continuar mejorando la equidad y calidad del sistema educativo.

De no adoptar medidas, en esta materia, los éxitos de los escolares seguirán estando más vinculados al contexto familiar, que al desarrollo de las capacidades del estudiante para construir su futuro en la sociedad.

 

 

Sin comentarios.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar