DE LOS DEBERES, LA DISCIPLINA Y EL HÁBITO DE ESTUDIO - Juan Jose Arevalo Jimenez
16084
post-template-default,single,single-post,postid-16084,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

DE LOS DEBERES, LA DISCIPLINA Y EL HÁBITO DE ESTUDIO

Potenciar la disciplina y el hábito de estudio, son objetivos de la educación básica. ¿Cómo conseguirlo?: Motivando al alumno.
 
Hay que seguir aprendiendo en casa con una correcta planificación por parte del equipo docente de los objetivos de los “deberes” y su temporalización. No tiene sentido hacer todos los ejercicios de un libro de texto, por el mero hecho de hacerlos, ni es congruente mandar “tareas” al alumno sin una coordinación del profesorado que tenga presente el tiempo del que dispone. A partir de esta reflexión opino que realizar tareas en casa es necesario para el proceso de aprendizaje y para cultivar la disciplina y el hábito de trabajo.
 
Es importante para aprender, porque el aprendizaje se apoya en el repaso, en componer significativamente sobre lo aprendido. Es importante para alcanzar un hábito y disciplina, que requiere una práctica, con cierta constancia en el tiempo.
 
El cerebro no se fatiga. Lo que ocurre de verdad es que el alumno pierde, a menudo, la motivación al desconocer el objetivo de la tarea.
 
¿Cómo motivar? Evaluando. El alumno es estratega: si no se evalúa no le pone empeño. Si no mejoro para qué trabajo (eso también se lo pregunta un adulto que sacrifica su tiempo en cualquier actividad).
 
Se mejora la motivación si el alumno sabe contestar para qué sirve lo que estudia, para qué sirve lo que hace.
 
Hablamos de un aprendizaje por competencias. El aprendizaje por competencias favorece los propios procesos de aprendizaje y la motivación por aprender, debido a la fuerte interrelación entre sus componentes: el conocimiento de base conceptual («conocimiento») no se aprende al margen de su uso.
 
El profesor tiene que saber vender su asignatura, hacerla atractiva. No todos tienen que ser cómo el profesor Jhon Keating, en “El Club de los Poetas Muertos” pero no digáis que no es motivador saber para qué sirve la poesía, a mí nunca me lo explicaron así.
Sin comentarios.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar