De los silencios, de lo dicho y lo escrito sobre el "Pin Parental". - Juan Jose Arevalo Jimenez
16528
post-template-default,single,single-post,postid-16528,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

De los silencios, de lo dicho y lo escrito sobre el «Pin Parental».

Estas últimas semanas se han dicho muchas cosas sobre el denominado «Pin Parental». En el debate político, se ha hecho referencia a la libertad de los padres para elegir la educación moral que reciben sus hijos e hijas, de su derecho a la educación y la supremacía del interés del menor, de la prevalencia, o no, de la opinión de los padres y madres, sobre la del profesorado a la hora de definir actividades complementarias de contenido educativo, de la libertad de cátedra, llegando a decirse que «la libertad de cátedra es de los catedráticos», también se ha dicho que hay miles de quejas y ninguna……. En definitiva,  se han dado muchas opiniones.

A mi me gusta escuchar y leer las opiniones de las Asociaciones Profesionales de funcionarios y autoridades. Avalados por la presunción de objetividad y neutralidad de sus actuaciones y amparados por la libertad de expresión que les ofrece la pertenencia a una Asociación Profesional o Sindicato, manifiestan opiniones, para mí, muy cualificadas. Así, en los debates jurídicos que interesan a la ciudadanía, se escucha a las Asociaciones de Jueces o a las Asociaciones de Fiscales. En debates económicos, se escucha, entre otras, a la  Asociación profesional de Inspectores de Hacienda, la Asociación profesional de Inspectores del Banco de España, etc. En este sentido, me hubiera interesado, mucho, conocer la opinión, sobre este tema en el que se debate de derechos y deberes de la comunidad educativa, de alguna Asociación o Sindicato Profesional de Inspectores de Educación, por ser estos funcionarios, quienes tienen atribuida la competencia de velar por el cumplimiento de la normativa, asesorar e informar a la comunidad educativa.

Ahora pasamos a lo escrito, porque el debate político ha pasado a los Tribunales. Es ya un conflicto jurídico, cuya resolución, tendrá efectos políticos.

El Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJM) acordó el miércoles 26 de febrero admitir a trámite el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Ministerio de Educación contra el llamado ‘pin parental’ en el que solicita como medida cautelar que se paralice la aplicación de las Instrucciones de principio de curso, de la Consejería de educación de Murcia. Hemos entrado en la fase del envío del expediente al Tribunal, alegaciones de la Consejería de Educación, etc.

Podemos intentar analizar este escenario. Para no perderse, propongo verlo en dos partes. La primera tiene como objetivo centrar el debate en lo escrito, que será sobre lo que se van a pronunciar los Tribunales.

El Tribunal Superior de Justicia habrá de interpretar una de las Instrucciones de principio de este curso recogidas en la  Resolución de 29 de agosto de 2019, de la Secretaría General de la Consejería de Educación y cultura, de Murcia, por la que se dictan instrucciones de comienzo del curso 2019-2020, para los centros docentes que imparten educación secundaria obligatoria y bachillerato (también las hay para centros de educación infantil y Primaria). En concreto, la número 25, que regula las actividades programadas por lo centros, que establece lo siguiente:

  • Las actividades complementarias de las programaciones docentes que forman parte de la propuesta curricular, así como aquellas otras actividades incluidas en los planes de actuación que integran el proyecto educativo u otros planes aprobados y acordados por el centro, contendrán objetivos, contenidos, temporalización, personas, institución, asociación o colectivo que, en su caso, las vaya a desarrollar.
  • De todas estas actividades, aquellas que vayan a ser impartidas por personas ajenas  al  claustro  del  centro  educativo,  se  dará  conocimiento  a  las  familias, además  de  por  la  vía  o  vías  que  el  centro  utilice  para  dar  a  conocer  los documentos institucionales, por medio de una relación detallada que los tutores de los distintos grupos de alumnos facilitarán a padres y madres al inicio del curso escolar con objeto de que puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades.
  • Cualquier  otro  tipo de  actividad  no  incluida  en  los documentos institucionales indicados o en sus posteriores modificaciones se ajustará a lo estipulado en los anteriores apartados.

 

Analizando estas Instrucciones, se podría concluir, en un primer momento, que la actividades complementarias programadas y desarrolladas por los docentes, quedan excluidas de la posibilidad de que padres y madres puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades.

Atendiendo a la noticia publicada en el diario La Opinión de Murcia, podríamos conocer los argumentos legales en los que se apoya el Gobierno Regional, para implantar esta medida. AQUÍ está el enlace de la noticia:

Los argumentos jurídicos del Gobierno Regional, publicados, serían lo siguientes:

1.-La autorización paternal para que los alumnos de los centros escolares de la Región de Murcia puedan recibir formación curricular complementaria, estaría referida a aquellas actividades que son impartidas por personas ajenas al colegio o instituto.

2.-Los centros deben poner en conocimiento de los padres las actividades que se van a realizar y las personas que las van a impartir «para que los padres decidan sobre la participación en las mismas de sus hijos menores«.

3.- Apoyan la decisión anterior en lo siguiente :«los encargados de impartir la formación complementaria, cuando son ajenos al centro, no recae sobre ellos la neutralidad ideológica, por lo que pueden aportar en sus explicaciones al alumnado propósitos de adoctrinamiento desviados de los fines educativos«.

4.- La base argumental sobre la que giraría  esta Instrucción sería que :»los poderes públicos deben garantizar el derecho que asiste a los padres y madres para que sus hijos reciban la formación moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones«

En la misma noticia se señala que el Gobierno de España, ha manifestado que  esta medida «menoscaba la competencia de los centros escolares, de la comunidad educativa y que va contra la libertad de cátedra de los docentes».

De lo escrito se deduce, atendiendo a la Instrucción y a lo publicado, que en el supuesto de que estas actividades complementarias, incluidas en la programación docente, fueran impartidas por el profesorado, no se plantea que los padres «puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades».

Por tanto, salvo falta de información, el Tribunal de Justicia de Murcia habrá de pronunciarse sobre la posibilidad de que sea necesaria la conformidad de los padres y madres, para que personal ajeno al claustro imparta una determinada actividad complementaria, al alumnado. Quedando excluidas de este veto parental, las actividades complementarias realizadas por los docentes.

Centrado el debate, vendría la segunda parte del análisis. ¿ Cuál es el encaje de las Instrucciones de principio de curso del Gobierno de Murcia, referidas a personal ajeno al claustro, con el principio de autonomía de los centros educativos, con la garantía de neutralidad de los centros públicos, con la libertad de cátedra del docente? Y sobre todo,  con

Eso para el próximo día.

2 Comentarios
  • José Luis Gómez de Agüero de Acuña
    Publicado a las 20:15h, 06 marzo Responder

    Me encuentro perfectamente identificado, con la información y análisis del autor. Es más, comparto con él la sorpresa de que ninguna asociación o sindicato profesional, de inspección diga nada. Hablan más tertulianos y gente desinformada que los inspectores de educación, como si los inspectores estuvieran desactivados. No se entiende por qué las juntas directivas de estas organizaciones no someten a sus órganos estatutarios estos debates, utilizando plataformas telemáticas para pulsar el estado de opinión y, en su caso, pronunciar el criterio mayoritario. No vale el escudo inerme de indicar que los sindicatos y asociaciones dé inspectores lo conforman profesionales con distintas sensibilidades. ¿A caso el dictamen o informe técnico, compromete alguna de estas sensibilidades? ¿O a caso nos da igual?
    Enhorabuena Autor

    • juanjo
      Publicado a las 17:58h, 03 abril Responder

      Gracias por tus reflexiones, que espero sigas compartiendo en este BLOG.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar