DÍA INTERNACIONAL DE LA EDUCACIÓN - Juan Jose Arevalo Jimenez
16921
post-template-default,single,single-post,postid-16921,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

DÍA INTERNACIONAL DE LA EDUCACIÓN

 

«En  esta  época  excepcional,  no  podemos  seguir  haciendo  lo  mismo  de  siempre. Si  queremos transformar el futuro, si queremos cambiar el rumbo, debemos repensar la educación. Se trata de forjar un nuevo contrato social para la educación”. Son las palabras de Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Educación, que se celebra hoy, día 24-01-2022.

La educación es un derecho humano, un ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse y que se ha convertido en derecho fundamental, al ser consagrado como tal, en nuestra Constitución Española de 1978. Un derecho que ha evolucionado de forma paralela a los grandes cambios sociales, científicos y tecnológicos, que se han producido en el siglo XX y principios del XXI.

Hoy se reconoce el derecho a la educación a lo largo de la vida. La recomendación del Consejo Europeo de 22 de mayo de 2018 relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente, proclama que toda persona tiene derecho a una educación, una formación y un aprendizaje permanente inclusivos y de calidad, a fin de mantener y adquirir capacidades que les permitan participar plenamente en la sociedad y gestionar con éxito las transiciones en el mercado laboral.

La educación es un bien público. La financiación pública de la educación es una forma de redistribución de la riqueza de un país, que persigue una escolarización inclusiva, en la que todo el alumnado recibe unos aprendizajes de buena calidad y ha de ser justa, no haciendo depender el rendimiento académico de éstos de su origen socioeconómico.

La educación es acción y uno de los objetivos de la escolarización en centros sostenidos con fondos públicos, es redistribuir e igualar la riqueza, entre la ciudadanía, al facilitar la igualdad de oportunidades y que todos puedan participar activamente en la vida social, económica y cultural del país.

Además de un derecho fundamental y un bien público, el ejercicio efectivo del derecho a la educación es una responsabilidad social compartida, para evitar uno de los mayores riesgos que acechan en la actualidad al sistema educativo: la segregación escolar del alumnado.

Existen centros educativos desfavorecidos, en los que se matricula un elevado porcentaje de estudiantes de entornos  socioeconómicos  que experimentan problemas en términos de rendimiento académico y ambiente escolar. Es muy probable, atendiendo a los informes de la Comisión Europea, que la crisis social, económica y educativa, que ha supuesto la pandemia de la COVID-19, tenga el efecto más perjudicial en aquellos alumnos que ya se encontraban en una posición de desventaja antes de que ésta comenzara.

Durante este difícil período, y en plena sexta ola de esta pandemia, los docentes están en primera línea y han demostrado su dedicación al bienestar y aprendizaje continuo de los educandos, así como su enorme capacidad de flexibilidad, creatividad e innovación, para apoyar la inclusión educativa y convertir los objetivos generales del currículo en logros concretos de su alumnado.

Y también hoy es un día para subrayar que una prioridad de la nueva estrategia Europea 21-30, es la de mejorar las competencias y la motivación en la profesión docente, para lo cualMás que nunca, debe prestarse atención al bienestar de los profesores y personal educativo en los sistemas de educación y formación; factor importante también para la calidad de la educación y la formación, ya que afecta no solo a la satisfacción del profesorado, sino también a la calidad de la enseñanza” (Prioridad estratégica nº 3 de la Resolución del Consejo relativa a un marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación con miras al Espacio Europeo de Educación y más allá).

Para finalizar, nos sirve la conclusión final de la “Carta de la Tierra” (2000) “El destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo (..) el proceso requerirá un cambio de mentalidad y de corazón (…); se debe buscar la manera de armonizar la diversidad con la unidad; el ejercicio de la libertad con el bien común; los objetivos de corto plazo con las metas a largo plazo”.

Disponemos de muchos diagnósticos para mejorar la educación, pero lo complejo es encontrar las vías de mejora, en tiempos de permanente cambio.

En ese proceso creativo, de buscar respuestas a las necesidades del sistema educativo actual, puede servirnos de referencia esa frase atribuida a Patrick Geddes, que orienta sobre la reflexión y la actuación: “Piensa globalmente, actúa localmente”.

 

Sin comentarios.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar