Entre la opacidad y el ranking de centros hay otros caminos. - Juan Jose Arevalo JimenezInformación objetiva para elegir un centro educativo, clave en el ejercicio del derecho de las familias.
16417
post-template-default,single,single-post,postid-16417,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Entre la opacidad y el ranking de centros hay otros caminos.

Las familias, con respecto a la educación de sus hijos e hijas, tienen derecho a que éstos reciban una educación con la máxima garantía de calidad y a escoger un centro docente tanto público como distinto de los creados por los poderes públicos. Sin embargo y así aparece recogido, en prensa (puedes pinchar para ver la noticia, en la palabra prensa) les falta una información objetiva para elegir un centro educativo, datos, en los que apoyar su decisión; primando, a falta de ésta, la información que conocen referida al proyecto educativo, las iniciativas adoptadas o razones como la proximidad, la composición social del centro y los consejos de amigos y familiares.

Les falta, por tanto, una información objetiva para elegir un centro educativo y ejercer este derecho, referida a la evaluación de los diferentes ámbitos de trabajo que, reconocidos por la legislación, suponen factores de calidad del sistema: los procesos de aprendizaje y resultados de los alumnos, la actividad del profesorado, los procesos educativos, la función directiva y la organización y funcionamiento de los establecimientos. Algo que será importante, pues les corresponde a los padres y madres, también, participar en la organización, funcionamiento, gobierno y evaluación del centro educativo, en los términos establecidos en las leyes.

Una de las finalidades de la evaluación es aumentar la transparencia y eficacia del sistema educativo. Transparencia de la que se presume en las Leyes educativas; pero sobre la que existe una fuerte discrepancia en cuanto a su ejercicio. En concreto, sobre la difusión de los resultados obtenidos por los centros educativos, ante pruebas externas, la LOE, en su redacción original señalaba que “en ningún caso, los resultados de estas evaluaciones podrán ser utilizados para el establecimiento de clasificaciones de los centros”; sin embargo la LOMCE, derogó este apartado y señaló que “en concreto, se publicarán los resultados de los centros docentes según indicadores educativos comunes para todos los centros docentes españoles, sin identificación de datos de carácter personal”.

Esta circunstancia generó un fuerte debate político, ante la posibilidad de que se publicaran unos rankings de centros educativos, atendiendo a los resultados de una prueba externa. Un debate que quedó paralizado (puedes pinchar para ver la noticia, en la frase que quedó paralizado)   ante el proceso abierto entre las fuerzas políticas, de dialogo, iniciado en 2016, y que que debía concluir en un Pacto de Estado, Social y Político por la Educación.

Son las Comunidades Autónomas las que tienen la competencia de desarrollo legislativo y ejecución de la normativa del Estado y la situación, en cuanto a la difusión a las familias, de información de los centros educativos es dispar. Frente a comunidades que se limitan a facilitar el acceso al registro de centros educativos y dejan en manos de los centros su propia publicidad, hay comunidades que cuentan con una página web oficial con información y comparativa de los centros públicos y privados.

Hoy nadie discute que la necesidad de transparencia y el acceso a la información pública son ejes fundamentales de toda acción política, ante una ciudadanía cada vez más exigente y crítica, que requiere respuestas objetivas que les faciliten poder juzgar mejor y decidir en consecuencia.

atendiendo a su contexto socioeconómico o cultural, con respecto a los resultados que obtiene, al atender a la diversidad o uniformidad de su alumnado.

Entre la opacidad y las clasificaciones en base, exclusivamente, a una prueba externa (aunque se tenga en cuenta el ISEC) que aportan una información sesgada de la calidad de los centros educativos, me gusta más la transparencia de nuestros vecinos portugueses.

En Portugal, un equipo de inspectores e inspectoras de educación acompañados de docentes, evalúan los centros educativos desde distintas dimensiones y ámbitos y publican un extenso informe al que accede la ciudadanía. Se evalúa, no sólo se informa, sobre los resultados académicos, liderazgo y gestión, iniciativas pedagógicas, contexto sociocultural…….

Se combina la evaluación interna de los centros educativos, con la externa con procedimientos conocidos y tasados, para establecer juicios de valor sobre los puntos fuertes y áreas de mejora. Al final todo se publica en la WEB, de la Inspección General Portuguesa (puedes pinchar para ver la WEB)  que da transparencia a los informes de Avaliação Externa das Escolas – Relatório 2014-2015 a 2016-2017 (div. em junho de 2018) (puedes pinchar para ver el informe de avaliacao),  desde la perspectiva de la autonomía profesional de la Inspección educativa de este país.

Y parece que a Portugal le va bien en educación.

2 Comentarios
  • ARMENDIA SANTOS, MARTA
    Publicado a las 18:52h, 10 septiembre Responder

    ¡Totalmente de acuerdo contigo, Juanjo ! Creo firmemente que la mejora de la calidad educativa pasa por aumentar la transparencia y facilitar la información de las evaluaciones de los centros, así como, promover la evaluación y auto-evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje en todos los niveles educativos. Buen ejemplo, el de nuestro país vecino.
    Parece que a muchos profesores les sigue dando miedo auto-evaluar su trabajo y que les evalúen…, y no se me ocurre mejor punto de partida para MEJORAR NUESTRA LABOR DOCENTE.

  • juanjo
    Publicado a las 19:35h, 10 septiembre Responder

    Gracias Marta. La evaluación no es control, ni fiscalización, su objetivo es promover la mejora. Esta mejora alcanza a todos los participantes en el proceso. Incluyo a la propia Inspección que al evaluar, aprende y se responsabiliza al ser, también, evaluada. Puedo hablar de mi ejemplo concreto: lo (poco) que sé en materia de buenas prácticas lo he aprendido de hablar, escuchar y observar a los buenos profesores. Luego viene el proceso de transferencia del aprendizaje a otros escenarios, donde es mas fácil convencer cuando se fusiona la teoría y la práctica. Saludos.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar