Colaboración del profesorado para generar identidad del centro docente
16866
post-template-default,single,single-post,postid-16866,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Identidad de centro y cooperación del profesorado.

La normativa a veces es entendida como un corsé para desarrollar el saber docente y el talento. Más bien al contrario, la legislación educativa es una gran desconocida que ofrece seguridad y posibilidades para trabajar en el aula muchas de las inquietudes de los profesionales de la educación. Baste recordar que, por Ley, le corresponde a las Administraciones educativas favorecer modelos abiertos de programación docente y de materiales didácticos que atiendan a las necesidades de los alumnos y del profesorado.

Si bien el profesorado y los equipos directivos comparten una cultura común respecto a la importancia de la cooperación en el ámbito de las decisiones pedagógicas y sobre la evaluación del proceso de aprendizaje, la literatura científica y la experiencia nos advierten de la dificultad que entraña abordar una zona protegida por el escudo de la libertad de cátedra. Libertad individual que ha de entenderse sometida a la libertad colectiva del claustro de profesores, que es el órgano colegiado al que le corresponde concretar el currículo en el centro educativo (artículo 129.b de la LOE, modificada por la LOMLOE).

La cooperación entre el profesorado quizás sea la mejor seña de identidad de la calidad de un centro educativo. Recordemos que el sistema educativo se configura en torno a “asegurar” la transición entre cursos y etapas y que el ejercicio efectivo del derecho a la educación ya no se garantiza, exclusivamente, con la admisión en un centro educativo sino con la permanencia y el progreso del alumnado, promoviendo que éstos alcancen al menos una formación equivalente a la educación postobligatoria (artículo 5.5 de la LOE). La coherencia pedagógica de la respuesta del profesorado será el mejor aval para garantizar la progresión del alumnado en las diferentes etapas educativas.

El éxito del trabajo en equipo se apoyará, en primer término, en la identificación de la meta común a conseguir.

En esa trayectoria común, con las singularidades propias del profesorado, la clave estaría en fomentar la cualificación y formación de los docentes, así como la experimentación con la intención de conocer los aciertos y desaciertos de la práctica profesional para contribuir al desarrollo personal, al ejercicio del liderazgo distribuido, a la motivación de logro y al crecimiento de la autoestima profesional.

Ortega y Gasset (en su obra El Espectador) decía que el arte y la ciencia experimental “viven de ser problemas y solo pueden interesar sinceramente a gloriosos equipos de aventureros”. Merece la pena aventurarse en cambiar la cultura escolar de algunas organizaciones para generar identidad en su significado de conciencia. Conciencia de un colectivo capaz de revertir las dificultades de origen del alumnado, convirtiendo los objetivos generales del currículo en logros concretos, que aseguren su progreso en el sistema educativo. 

¿Quieres saber qué plantea la LOMLOE en materia de evaluación del proceso de aprendizaje? Recuerda que entra en vigor para el curso 21-22. Pincha AQUÍ.

Sin comentarios.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar