PREPARANDO PARA EL FUTURO. - Juan Jose Arevalo Jimenez
16406
post-template-default,single,single-post,postid-16406,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

PREPARANDO PARA EL FUTURO.

Mañana arranca un nuevo curso académico. Uno más en una larga serie histórica que tendrá entre sus objetivos enseñar a nuestros alumnos y alumnas. Si bien es fácil escribir y analizar el pasado, en educación es complejo explicar el presente e incierto abordar el futuro.

La educación es el medio de transmitir el acervo de conocimientos y valores que sustenta a la sociedad y al mismo tiempo, de renovar ese patrimonio cultural, con la finalidad de preparar al alumnado para el ejercicio de la ciudadanía, la participación activa en la vida económica, social y cultural y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad digital y del conocimiento.

Entre el pasado y la intención de abordar el futuro se mueve el sistema educativo; sin rumbo fijo y con una inestabilidad regulatoria impropia de un país que debiera considerar la educación como la mayor riqueza y el principal recurso de autorrealización de sus ciudadanos. Un país en una permanente reforma educativa que aunque la inspiren muy nobles deseos, no siempre sirve para mejorar la situación existente.

Y hoy ¿para qué enseñamos?. El currículo es uno de los elementos centrales del sistema educativo que preside las actividades escolares y supone la guía de acción para los profesores que tienen una responsabilidad directa de su ejecución.

Hoy corremos el riesgo de seguir preparando para el pasado. Buscando una enseñanza basada exclusivamente en una dirección unívoca, frente a una enseñanza  participativa, que requiere atender a la diversidad del aula y que convierte a los alumnos y alumnas en el centro de atención del proceso. Un aprendizaje memorístico con ejercicios repetitivos, falto de desarrollo competencial; preparando al alumnado, fundamentalmente, para cumplir instrucciones frente al desarrollo de su creatividad y el pensamiento crítico. Una enseñanza exclusivamente de contenidos, frente a la necesaria combinación de los mismos con procedimientos y actitudes que sean capaces de movilizarlos para resolver situaciones reales de la vida cotidiana, así como con el aprendizaje de valores democráticos, formación filosófica y gestión emocional. Una formación profesional que busque la especialización frente a la polivalencia funcional y el emprendimiento.

Porque el mundo ha cambiado y la tecnología avanzada, la robótica y la inteligencia artificial han venido a sustituir capacidades del ser humano, conviene dedicar nuestros esfuerzos hacia otra dirección.

La educación es una permanente tarea inacabada, acometerla con éxito será posible con una mentalidad nueva e ilusionada en los que han de dirigirla y aplicarla.  Hay un sector de docentes proactivos, que mañana empezarán un nuevo curso y un nuevo reto, con la energía de saber que forman parte de un sistema educativo, que van a cambiar. Porque el verdadero cambio es de abajo hacia arriba.

Que tengas un feliz curso 2019/2020.

Te dejo un video que puede interesarte. Si tienes prisa, puedes verlo a partir del minuto 13.

 

2 Comentarios
  • Pedro Carlos Almodóvar
    Publicado a las 11:43h, 01 septiembre Responder

    Gracias por las reflexiones y los buenos deseos para el curso naciente, Juanjo.
    Educar para el futuro: este es el gran reto y, tal vez, la gran utopía. La tradición pedagógica, rígida y enciclopédica, que mamamos los propios docentes del presente se halla fuertemente instalada en nuestro hipotálamo, de tal modo que al más mínimo cambio didáctico se nos desbarajusta todo nuestro «ser enseñante» y se dispara el sentimiento de culpabilidad por la disidencia..Y por si fuera poco, hay tenemos la losa curricular, con sus contenidos, y elementos evaluadores automatizados como principales estandartes de una educación de calidad y generadores de informes que darán o arrebatarán prestigios a Centros, instituciones o países.
    Pero a pesar de todo, a partir de mañana, muchos de nosotros aportaremos nuestro granito de arena para intentar el cambio, por muy pequeñito que sea. Revindicando la ilusión por nuestro trabajo y por la construcción de un sistema educativo que mire hacia adelante por los caminos del conocimiento, la justicia y el bienestar.

  • juanjo
    Publicado a las 19:56h, 10 septiembre Responder

    Gracias, por tu comentario. Es cierto que la tendencia es enseñar con los patrones de quienes fueron nuestros maestros. Pero hay una corriente de profesorado que poco a poco, si la apoyamos, va a liderar una respuesta educativa más adaptada a ese futuro tan incierto que asoma. Saludos!

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar