La "nueva normalidad" se contrapone a la incertidumbre
16724
post-template-default,single,single-post,postid-16724,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Afrontar el curso de la «nueva normalidad»

No entiendo la expresión “nueva normalidad”, para definir la incertidumbre. Tampoco la comparto, porque distorsiona la respuesta.

El curso académico 2020-2021 se está definiendo como el de la “nueva normalidad”. Terminología cargada de contradicciones porque en Educación sabemos manejar la normalidad, que es lo habitual, pero para afrontar lo nuevo, no cabe esa respuesta automatizada; hemos de estar más conscientes, preparados y en estado de alerta, o de lo contrario algo irá mal.

La última conferencia sectorial de educación, de fecha 11-06-2020, señala expresamente que “es ahora el momento de mostrar que los centros educativos son una pieza fundamental en esta nueva normalidad pensando tanto el plazo corto y el medio plazo como en una perspectiva de más largo alcance”.

El lenguaje, en su origen, fue creado para el uso cotidiano y en esa utilidad cualquier expresión cercana da respuesta. Pero si nos sumergimos en la incertidumbre del momento presente y futuro, ese lenguaje puede ser insuficiente.

Más allá de calificar el papel de los centros educativos en la “nueva normalidad”; acertamos al reconocer que antes, ahora y después los centros educativos, fueron, son y serán la pieza fundamental del sistema educativo. Pero para garantizar una respuesta de calidad y equidad, necesitamos creerlo y definir un marco de seguridad en el que ejercer su autonomía pedagógica, organizativa y de gestión.

Sobre el trabajo de los centros y del profesorado en la etapa del confinamiento y la incertidumbre del próximo curso, puedes leer alguna reflexión en este blog. Entre ellas te adjunto este enlace (pincha aquí).

En el lenguaje podríamos encontrar respuestas a la incertidumbre que se ha adueñado de nuestro presente y futuro; pero, no puedo entender la normalidad (cualidad de lo habitual) vinculada a lo nuevo (que se percibe o se experimenta por primera vez); salvo para entender que lo que acontecerá el próximo curso es otra realidad, otro contexto, de duración indeterminada.

El sistema educativo debe ser capaz de manejar la incertidumbre; porque está entre sus fines preparar hoy para dar una respuesta, al alumnado, ante un futuro incierto, que le permita una “participación activa en la vida económica, social y cultural”. Una vida que hoy poco tiene que ver con el pasado, y que tiene que anticipar el futuro, que poco tendrá que ver con el presente.

La respuesta también está en el lenguaje. No ésta en el diagnóstico de la situación que nos ofrece el calificativo y el sustantivo “nueva normalidad”, sino en lo verbos, que expresan las acciones y los procesos que hemos de abordar, para afrontar, con la mejor respuesta, la realidad futura que se avecina.

Indica la Conferencia Sectorial que no debemos desaprovechar los valiosos aprendizajes que hemos tenido en la etapa, no presencial, de este curso. ¿Cuáles son?.

No deberíamos desaprovechar nunca el «triángulo del conocimiento», que incluye la educación, la investigación y la innovación. ¿Podemos describir y establecer un juicio de la valor de cómo hemos respondido a esta crisis educativa desde estos factores: la cualificación y formación del profesorado, su trabajo en equipo, la dotación de recursos educativos, la investigación, la experimentación y la renovación educativa, la autonomía pedagógica, organizativa y de gestión, la función directiva, la orientación educativa y profesional, la inspección educativa y la evaluación?.

Una correcta evaluación, de estos factores, concluiría en la selección, organización y utilización creativas de recursos humanos y materiales de maneras nuevas y propias, ante otra realidad, que ya no sería nueva ni, tampoco, imprevisible y que daría como resultado la conquista de un nivel más alto, en términos de bienestar de la comunidad educativa, calidad y equidad del sistema; con respecto a las metas y objetivos previamente marcados.

.

Sin comentarios.

Enviar un comentario.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

. Si continuas navegando por este sitio estás aceptando nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar